Ser más FUERTE, ser MAMÁ

Durante el embarazo el cerebro de las mujeres cambia, literal, según dicen  ”Las conexiones neuronales de la madre, optimizarían determinadas funciones, como interpretar los estados mentales del hijo o anticipar posibles amenazas del entorno ” yo no se como se llama, pero lo he comprobado en mis propias carnes y  sin lugar a duda, me he vuelto una mujer más fuerte desde que soy mamá.

Mis sentidos han aumentado, en cantidad y en calidad jaja se dice que es con el fin de estar mas atenta a los hijos, se me agudizo el oído, algo que cuando lo veía en amigas que ya eran mamá me parecía alucinante y ahora años después soy capaz de escuchar como cae un alfiler al suelo (el papa de Ángela aun sigue alucinando).

También me he vuelto multitarea, imagino que estáis todas afirmando con la cabeza recordando momentos locos en los que nos salen 4 brazos, dicen que esto pasa para garantizar la supervivencia la bebé… y creo que la de las mamás también .Estar cocinando, hablar por teléfono y atender al bebé, ¿ os suena ?  y mientras duermen ? mejor no sigo por ese camino porque tendría para un post completo.

También me he vuelto más valiente, lo primero son los hijos, y se prioriza su seguridad ante cualquier miedo o fobia propia. Como si la maternidad fuera un poderoso programa de afirmación personal. Ángela hace salir todas  mis emociones, miedos y debilidades.

Durante nueve meses llevamos al bebe en nuestro vientre, desde ahí el bebé oye nuestra voz y los latidos de nuestro corazón, y nada mas nacer se produce una sincronización hormonal tan brutal, que el bebé es capaz de reptar hacia el pecho de la madre para alimentarse guiado por el instinto.

La conexión es alucinante.

El consejo que le doy a las futuras mamás siempre es “A partir de ahora necesitas confiar 100% en tus capacidades, así que hazlo”

Los padres somos el principal referente, todo lo que vean en ti es lo que harán y aprenderán.

Desde los límites que apliques sobre ellos, pasando por los hábitos alimenticios y buenas costumbres como hacer deporte o ir a caminar, son todas cosas que les dejarás como herencia.

El estudio descubrió que las mujeres que compiten por un premio en dinero para sí mismas son menos competitivas que las mujeres que compiten por un premio para sus hijos.

Es algo semejante al famoso fenómeno de la “mamá osa”. Somos dulces y agradables, hasta que alguien se interponga entre nosotras y nuestros hijos, o nos impida ofrecerles las cosas que necesitan.

Me declaro oficialmente Mama Osa 🐻

Lá mamá de Ángela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s