1/2 – ¿ Intolerancia ?

En este post voy a hablar de mi experiencia personal con respecto a la intolerancia a la lactosa, parece más habitual de lo que me pensaba y la gente no está del todo concienciada.

Cuando Ángela tenía aproximadamente 1 mes, vomitaba la leche materna, digo vomitaba, porque cuando lo comentaba con la gente me decían que eso no era vomitar, era regurgitar la leche sobrante o que la movía mucho cuando terminába comer, para mí la diferencia es la siguiente:

El vómito expulsa su contenido hacia atrás, es un mecanismo activo, cuando vomita se nota que hace un esfuerzo.

En la regurgitación el contenido del estómago vuelve hacia atrás sin esfuerzo; es un mecanismo pasivo.

También tenía granitos en la cara, esos granitos se conocen como acné miliar, son inofensivos y muy comunes. Alrededor del 40 % de los bebés recién nacidos los tienen, y suelen generalmente aparecer en las mejillas, la nariz o el mentón. Algunos bebés tienen sólo algunos y otros, muchos, con lo cual tampoco le di importancia.

 

DSC_0416

 

El tercer punto y el que nos dió la voz de alarma fue que las heces cambiaron de color, se volvieron más oscuras y su textura mucosa, al principio no le di importancia. Ángela dormía bien, no lloraba y comía bien, quitado que una vez al día vomitaba la toma, sobre todo por la mañana, ella seguía cogiendo peso y aparentemente estaba sana.

Pasada 1 semana consulté con mi “ pediatra favorita” y con una simple foto de las heces automáticamente me indicó que podía ser intolerancia a la lactosa, así que como estaba con lactancia exclusiva me recomendó dejar de tomar leche y todo aquello que pudiera llevar lactosa.

La bebé mejoró.A los dos días recuerdo comer helado casero y queso y ese día volvió a vomitar, lo comenté con mi pediatra y me indicó que me quitara también la proteína de la leche de vaca, en 5 días mejoró totalmente, dejó de vomitar, se le quitaron los granitos y las heces volvieron a su color normal.

Me he vuelto experta en leer etiquetas y en alimentos sin lactosa ni proteína de la leche de vaca, a raíz de quitármela yo también me siento mejor y hago mejores digestiones.

 

DSC_1029

 

Mi pediatra dice que La intolerancia a la leche de vaca suele desaparecer entre el año y los cuatro años de edad y que muy poco a poco introduzca los alimentos en mi dieta para ver si le siguen haciendo reacción.

Cuando detecté el problema busqué soluciones sin tener que recurrir a destetarla. Hay leches especiales para bebes intolerantes que son menos económicas que las normales y te las suele suministrar la Seguridad Social pero siempre pensé que sería mejor sacrificar mi dieta que recurrir a leches especiales.

¿Quién dijo que en las aventuras todos los caminos fueran fáciles ?

La mamá de Ángela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s